Más de 19 años trabajando por un aire limpio​

Ave. Lope de Vega#47, P. Asturiana, Local 27-B, Ens. Naco.

Lunes a Viernes: 8:00am - 6:00pm
Sábados: 8:00am - 12:00pm

El sudor humano contamina el aire y se pega a las paredes de los edificios

El sudor humano contamina el aire y los edificios a un nivel más alto de lo que se conocía.

Un estudio publicado en la revista especializada Environmental Science & Technology, realizado por expertos del Instituto Cooperativo de Investigaciones en Ciencias Ambientales (CIRES, en inglés) de dicha universidad, reveló una “inesperada acumulación” de ácido láctico, principal elemento químico en el sudor, en las paredes de los edificios, incluyendo museos, viviendas y lugares de trabajo.

Demetrios Pagonis, investigador de postdoctorado en CIRES y autor principal del estudio, explicó que el 97 % del ácido láctico emitido en el Museo de Arte (de CU Boulder) termina en las paredes.

Pagonis y sus colegas adaptaron instrumentos de espectrometría masiva que usualmente se usan para estudios atmosféricos a ambientes cerrados para así determinar los componentes químicos en ese aire, su origen y dónde se acumulan.

¿Cuál es el problema?

El problema, enfatizó el investigador, no es “que el sudor se pegue a las paredes”, sino que aún se desconoce qué otros elementos “potencialmente más peligrosos” podrían interactuar con el sudor y también adherirse a las paredes antes de ser detectados o limpiados.

En el caso específico del Museo de Arte, durante seis semanas se instaló el equipo en la sala principal para capturar muestras del aire en ese lugar, al tiempo que se hacía lo mismo en otros lugares del edificio y en el sistema de ventilación.

Los investigadores descubrieron que ciertos elementos químicos, como el dióxido de carbono y la acetona, subían primero en la sala principal del museo cuando llegaban grupos de visitantes y luego se incrementaban en el resto del edificio, antes de regresar a nivel normales por la circulación del aire. Pero la concentración de otros elementos, como el sudor, subía al llegar las personas, pero no se reducía por la ventilación, lo que llevó a descubrir que el ácido láctico quedaba pegado en las paredes.

Pagonis aseguró que “Todas las mediciones en el Museo de Arte de CU mostraron una calidad de aire muy buena. No existen razones para preocuparse”, enfatizó Pagonis. Sugirió que, de todos modos, sus investigaciones “serán útiles para mejorar los modelos de aire de interior y para aprender más sobre el impacto del aire de interior en la salud humana”.

Fuente: Periódico Hoy

Otros Artículos de interés​

Contáctanos

Déjanos un mensaje y recibe asesoría de uno de nuestros expertos.​